Descargar Actitud comercial en la empresa

 

Siempre y, especialmente en momentos de crisis, las empresas deben tener una actitud comercial.

Pero ¿quién es acreedor a esta actitud?; ¿los comerciales?, ¡claro!, pero no sólo los comerciales, también los directivos y todo el personal deben estar enfocados, cada uno en su dimensión, hacia el SR. CLIENTE. Los comerciales con su responsabilidad directa, los directivos con su visión del negocio a través del cliente, y el resto del personal con una actitud de servicio y de búsqueda permanente de oportunidades de mejorar la relación, en cada uno de los contactos que tienen con los clientes, sea por el motivo que sea.  Nunca mejor dicho;

“El SR. CLIENTE es nuestra razón de ser”

Las oportunidades surgen constantemente en nuestro vínculo con el cliente; cuando llama para informarse sobre cualquier tema, cuando reclama, cuando nos pide directamente, cuando nos devuelve un producto, cuando llama preguntando por una persona, cuando le visitamos, cuando le enviamos o entregamos una oferta, cuando le entregamos la mercancía o servicio, cuando le llamamos para reclamar un cobro, cuando le asistimos técnicamente, cuando…..

La manera de no perder oportunidades es ser sensibles a “nuestra razón de ser”. Cada vez que tenemos dichos contactos estamos labrando nuestro porvenir, pues dependiendo de nuestra actitud le estaremos fidelizando o simplemente perdiéndolo, todo depende de nosotros.

Estas palabras probablemente las puede suscribir cualquier empresario o empleado que utilice el sentido común y no pertenezca a un sector con oligopolio. Aunque afortunadamente, cada vez existen menos sectores de este tipo, donde los clientes no llegan a dicho rango, se quedan en abonados.

Pero además de estar de acuerdo, también es bueno, que apliquemos una estrategia para que todos los colaboradores de una organización, desde el director general al último colaborador, puedan adquirir la formación para aplicar la “ACTITUD COMERCIAL”.

Si desea desarrollar la “actitud comercial en su empresa, ¡llámenos!